Cómo eliminar las manchas de té en tu ropa

Deja reposar las hojas de la planta del té en agua hirviendo durante unos 3 minutos, antes de quitarlas. Endúlzalo con miel o azúcar y añade zumo de limón o leche de vaca, a tu gusto. ¡Esto puede parecer el tipo de consejo dado por un brujo medieval pero son sólo las instrucciones de cómo hacer una buena taza de té! El té es la segunda bebida más consumida en el mundo (sólo por detrás del agua), y por buenas razones: sabe bien, te despierta, te refresca y contiene muchos antioxidantes que te mantienen joven.

El té también tiene la habilidad de manchar todo lo que toca, porque contiene una gran cantidad de taninos, un tipo de fibra vegetal. Por eso mismo ha sido tan usado a lo largo de la historia para teñir y manchar madera, papeles y ropa. Desafortunadamente, una pequeña distracción puede hacer que acabe con tu ropa.

¿Por qué?

La razón por la que el té y otras bebidas calientes pueden crear esas manchas tan difíciles es debida a su composición química. Estos líquidos calientes están hechos de moléculas esféricas muy estables que se evaporan siguiendo un patrón normal, desde fuera hacia dentro. Por desgracia, esto significa que los taninos se quedan justo en el centro, dejándolos todos como una mancha concentrada en el tejido, de ahí que este tipo de manchas sean muy difíciles de eliminar.

¿Qué puedo hacer?

Si te aparece una mancha de té en tu ropa, mantén la calma. Aunque puede ser más compleja que otras manchas, si actúas rápidamente no vas a tener problemas para eliminarla. Primero, pon el material bajo agua caliente (el frío ayudará a que la mancha se pegue) desde la parte posterior de la mancha. Así saldrá de la forma en la que entró. Una vez que la mancha esté menos presente (más desteñida), frótala con Vanish Gold Oxi Action y déjalo actuar durante unos minutos. Cuando hayas hecho esto lava el tejido como lo harías normalmente, añadiendo un cacito de Vanish a tu detergente habitual. De esta forma, la mancha habrá desaparecido sin dejar rastro.

Así pues, pon el agua a hervir, relájate y disfruta de una estupenda taza de té como lo hacen 70.000 personas en el mundo cada segundo. Todo sin tener que preocuparte de las manchas.