Cómo mantener el blanco de tus sábanas

Después de un día largo y atareado no hay mejor placer que ducharse, meterse en la cama y sumergir el cuerpo dentro de unas sábanas limpias y frescas. Sin embargo, seguro que alguna vez te has encontrado con que esas sábanas blancas que antes brillaban han acabado destiñéndose un poco. A continuación te explicamos por qué con Vanish Gold Oxi Action Gel White no tienes que preocuparte de esto nunca más.

¿Por qué la ropa de tu cama pierde el brillo?

Las sábanas pueden perder fácilmente su blancura como consecuencia de su uso y lavado diario. Y es que por mucho que queramos que nuestra cama esté tan presente como sea posible en nuestras actividades diarias, al usarla para otras funciones más allá de la de dormir y descansar hace que con el tiempo termine modificando su tono original.

Cómo hacer que recupere el color

Aunque pueda parecer que tus sábanas y edredón nunca volverán a ser los del principio, no hay duda de que con un buen trato y los cuidados pertinentes todo es posible. Para conseguirlo sigue leyendo y aplica todos nuestros consejos.

Cómo hacer que la ropa esté blanca por más tiempo

- Lavado y secado: La lejía es una solución rápida para muchas personas, pero lo cierto es que si la usas tus sábanas acabarán poniéndose amarillas. Además, acuérdate de no mezclar nunca tus sábanas con ropa de color y de usar Vanish Gold Oxi Action Polvo White o Vanish Gold Oxi Action Gel White en cada lavado.

Si tus sábanas se han descolorido sigue los siguientes pasos: añade un cacito de polvo o 60ml de gel dentro de 4 litros de agua caliente y deja que las sábanas se empapen durante un máximo de seis horas antes del lavado definitivo. Y una vez hecho esto, tiéndelas al aire libre para que no pierdan el frescor y el brillo.

- Planchado y almacenamiento: Cuando tus sábanas estén completamente secas, nuestro consejo es que las planches antes de volver a usarlas. Porque con un buen planchado conseguirás humedecer las arrugas más difíciles hasta conseguir eliminarlas de una manera más rápida.

Y aunque normalmente no lo tenemos en cuenta debes recordar que la forma en que doblas y guardas tu ropa puede también influir en su calidad. Por ejemplo, procura tener el armario y los cajones siempre limpios y meter aparte la ropa de colores oscuros. Si sigues todos estos pasos lograrás que tus sábanas estén siempre limpias y frescas como el primer día.