Cómo quitar las manchas de sangre

Las manchas de sangre pueden resultar muy difíciles de eliminar, ya que estas se adhieren a la ropa y para cuando queremos darnos cuenta están totalmente secas.

¿A quién no le ha pasado? Estar cocinando para un evento especial o ultimando los últimos preparativos antes de una cena en familia y cortarse al pelar fruta o verdura.

También puede ocurrir, un día en el parque con los niños, cuando de repente uno de ellos se cae al suelo y vuelve corriendo con una herida y una mancha de sangre en los pantalones o en la camiseta.

En otra ocasión, lo primero que harías sería tratar la mancha para que esta no se secase y se volviese un problema imposible. Con Vanish, incuso las manchas más difíciles como las de sangre, pueden estar hasta siete días en la ropa y aun así eliminarse fácilmente para que  puedas seguir disfrutando de tu evento o día en el parque sin preocuparte.

En el caso de los niños, las heridas más comunes cuando se caen suelen aparecer en las articulaciones: codos, rodillas, hombros…

Las caídas son inevitables cuando están jugando y corriendo de un sitio para otro. Pero, en estos casos, sí es importante tratar la herida para que esta no se infecte.

Aquí te proponemos algunos pasos para curar las heridas de los más pequeños:

  • El primer paso sería reaccionar consecuentemente, es decir, no hay que asustarse. La reacción del niño depende, en gran medida, de la que tengan sus padres en el momento en el que se cae o se hace una herida. Intenta tranquilizarle y explicarle cómo vas a curar la rozadura para que ésta no se infecte. 
  • La herida debe desinfectarse, si no tienes jabón a mano, valdrá con un poco de agua de la botellita que hay en su mochila. Con un pañuelo de papel, intenta retirar la arena que ha podido pegarse a la sangre y limpia bien la zona. 
  • Si llevas encima algún tipo de antiséptico, ¡perfecto! Aplícalo siempre del interior al exterior para no arrastrar suciedad o bacterias a la herida. 
  • Es recomendable cubrirla, con un apósito o tirita para evitar que la sangre o la propia herida vuelva a pegarse a la ropa y, al quitársela, ésta tire de la piel. 
  • Tras esta primera cura, es aconsejable repetir los pasos después de la ducha. 

Cuando llegue el momento de eliminar las manchas de sangre que han quedado en la ropa, lo mejor es cepillar la suciedad una vez esta esté seca. Añade un cacito de Vanish Gold Oxi Action Polvo dentro de cuatro litros de agua caliente. Deja que la ropa se empape durante una hora y, si se trata de ropa blanca durante seis horas con Vanish Gold Oxi Action White Polvo.

Una vez completado este paso puedes meterla en la lavadora con un ciclo regular y añadir otro cacito de Vanish Gold Oxi Action para combatir las manchas más difíciles.

Siguiendo estas instrucciones tu ropa quedará como nueva. Disfruta de tu cena en familia o tu día en el parque y, ¡deja las manchas a Vanish!