Cómo hacer que tu ropa blanca mantenga el brillo

El blanco es sin duda uno de los colores más clásicos y vibrantes que uno puede lucir en la ropa durante todo el año. Y es que ya sea en camisas, vestidos, ropa interior, toallas o sábanas el blanco es un color que nunca puede faltar en nuestro ropero. Sin embargo, como pasa con todas las cosas el blanco tiene sus pros y sus contras al ser un color diferente al resto que necesita de mayores cuidados en lo que a limpieza se refiere.

¿Por qué la ropa blanca se destiñe?

No importa lo bonita que tu ropa blanca fue cuando te la pusiste por primera vez, porque irremediablemente acabará perdiendo color con el tiempo. Aunque la uses solo para ocasiones especiales, una camisa o un vestido blanco acabará volviéndose grisáceo a no ser que recurras a los productos adecuados para evitarlo.

Las manchas de hierba, las manchas de sudor, la sobreexposición al sol, el lavado regular y sobre todo su uso diario pueden suponer que el blanco pierda su aspecto y brillo iniciales. Pero, ¿has pensado alguna vez en intentar limpiar la ropa blanca adecuadamente en lugar de gastarte más dinero en ropa que a lo mejor ni usarás?

Guía de Vanish para la ropa blanca

Si quieres que la ropa blanca de tu ropero vuelva a brillar no te pierdas los siguientes consejos sobre cómo usar el quitamanchas Vanish Gold Oxi Action Polvo White:

  1. Lava la ropa con Vanish

Hay muchos remedios caseros pensados para aumentar el brillo y el blanco de la ropa como por ejemplo el vinagre agrio, el zumo de limón o incluso la aspirina efervescente. Sin embargo, es importante saber que hay productos que han sido específicamente formulados para combatir los blancos más debilitados, ya sea de tu juego de sábanas o de tu camisa favorita.

Para conseguirlo, tan solo tienes que añadir un cacito de Vanish Gold Oxi Action Polvo White en un cubo con 4 litros de agua caliente y luego dejar la ropa en remojo durante unas seis horas (máximo). Luego añade un poco más de quitamanchas para finalmente lavar las prendas en la lavadora como lo haces normalmente.

  1. Lava siempre la ropa blanca por separado

Aunque por culpa de las prisas o los despistes muchas veces acabamos mezclando la ropa de color con la ropa blanca en la misma lavadora, lo cierto es que esta manía no es ni mucho menos aconsejable. Los colores pueden pasar fácilmente a la ropa blanca hasta desteñirla, de ahí que cualquier precaución al respecto sea recomendable. Antes de que te arrepientas, pon una lavadora solo para la ropa blanca.

  1. Evita el cloro

El cloro es sin duda uno de los principales enemigos de la ropa blanca. Y es que mezclado con hierro y agua caliente puede provocar que la ropa se ponga amarillenta. Por ello, es necesario que uses los productos más apropiados para ello.

  1. Guarda la ropa blanca también separada del resto

Si quieres que tu ropa blanca luzca siempre radiante procura guardarla en un cajón del armario separado de la ropa de color. Así evitarás la fricción entre las prendas de diferente color.

Sigue estos cuatro útiles consejos de Vanish y disfruta de una ropa mucho más blanca todo el año.